Conozca al Grupo Sancor Seguros . Trabaje con nosotros . RSE

06 · ene · 2013

Embarazo y actividad física

En esta noticia, te damos las respuestas a las preguntas más frecuentes acerca de la realización de actividad física durante el embarazo.

Embarazo y actividad física

¿Puedo hacer ejercicios estando embarazada?

El aumento de peso durante el embarazo puede contribuir a la obesidad y así incrementar el riesgo de diabetes, enfermedad coronaria e hipertensión. Por ello, muchas mujeres desean controlar el peso mediante el ejercicio durante esta etapa, que debe acompañarse con una buena nutrición. De este modo, la realización de actividad física durante el embarazo se encuentra médicamente recomendada, pues mantiene el estado físico y la buena salud, previniendo enfermedades cardiovasculares, dolores articulares y musculares, además de favorecer la circulación de sangre y mejorar la capacidad respiratoria.

Algunas mujeres practican deportes de manera habitual, y no existen inconvenientes en que puedan seguir haciéndolo, de manera no competitiva, durante el embarazo. Otras, en cambio, desean comenzar a realizarlo durante el embarazo debido a que este es un fuerte motivador para la modificación de los hábitos de vida. En un embarazo no complicado, con 30 minutos de ejercicio moderado por día pueden lograr notables beneficios.

Para todos los casos, la clave está en la moderación. Es importante hidratarse correctamente, mantener una dieta rica en hidratos de carbono y utilizar vestimenta adecuada.


¿Qué beneficios reporta la actividad física?

Cuando el cuerpo se pone en movimiento, se producen una serie de cambios fisiológicos. Entre los principales, podemos destacar el aumento de la actividad cardíaca y respiratoria, así como la elevación de la temperatura corporal. Además, se pierde líquido en forma compensadora, se consume energía, se reactiva el metabolismo, se utilizan nutrientes y se favorece la eliminación de toxinas.

Entre otros beneficios, la realización de ejercicios estimula el aumento de la masa ósea, aumentando los depósitos de calcio; fortalece la masa muscular; libera endorfinas, provocando una sensación de bienestar y mejora el ciclo sueño-vigilia.


¿Podría provocarme algún daño o molestia?

En el segundo y el tercer trimestre, permanecer durante mucho tiempo en posición supina (parada) o en decúbito dorsal (acostada panza arriba), podría provocar una disminución del retorno venoso, lo que podría dificultar la correcta irrigación de los órganos y producir una disminución de la tensión arterial, que se manifiesta como sensación de mareo y malestar al intentar incorporarse. Es por ello que se recomienda evitar mantener estas posiciones por un tiempo prolongado.

En caso de que ocurra un episodio de hipotensión arterial (presión sanguínea mucho más baja de lo habitual), se aconseja recostarse de costado, preferentemente sobre el lado izquierdo, y respirar con normalidad.

También es importante evitar los deportes de contacto que puedan ocasionar un trauma abdominal. Al ser el abdomen la parte del cuerpo más pronunciada durante el embarazo, se modifica el eje corporal, lo cual puede favorecer los golpes o caídas.

Es preferible evitar los deportes y actividades físicas de alto impacto, pues la laxitud de los ligamentos y articulaciones y el aumento de lordosis lumbar, especialmente durante el tercer trimestre del embarazo, podrían favorecer que ocurran lesiones corporales.


¿Qué tipo de actividad física se recomienda?

Las actividades más recomendadas son: las caminatas, el yoga y la natación. Lo ideal es una combinación de ejercicios aeróbicos y de resistencia (aparatos o ejercicio muscular).

Se pueden seguir realizando deportes como vóley y tenis, pero en forma recreativa (no competitiva). Actividades como esquiar y patinar deberían ser discontinuadas durante el embarazo, salvo en personas muy entrenadas, e incluso así deberán ser practicadas con moderación. Asimismo, debe evitarse la práctica de buceo.

Otras actividades como cabalgar o andar en bicicleta se pueden realizar, pero con precaución. Además, no hay inconvenientes en realizar ejercicios en bicicleta fija (spinning) durante todo el embarazo, pero sin exigencias.


¿Qué se aconseja para comenzar a realizar ejercicios físicos?

- En primer lugar, es necesario consultar con el obstetra.

- Es recomendable ejercitarse 3 veces por semana en lugar de hacerlo en forma esporádica. Si no hiciste ejercicio en el último tiempo, comenzá con periodos cortos.

- Si estás atravesando por un estado gripal, no realices ejercicios aeróbicos.

- Evitá ejercitarte en ambientes muy calurosos y húmedos.

- Es importante llevar una dieta equilibrada y mantener una adecuada hidratación antes, durante y después de realizar cualquier tipo de ejercicio. Utilizá vestimenta adecuada y cómoda, para evitar lesiones articulares y musculares.

- Evitá realizar aquellas actividades que requieran estar mucho tiempo parada o acostada de espalda, por la compresión del útero sobre los vasos abdominales. Si aparecieran durante la actividad física, mareos, náuseas, contracciones, o sangrado, suspendé el ejercicio y consultá a un obstetra.


¿Puedo hacer ejercicios físicos con un embarazo gemelar?

Hasta la semana 22 o 24 no debiera haber inconvenientes y las recomendaciones son las mismas que para cualquier embarazo. De allí en adelante, los ejercicios deberán ser preferentemente de relajación (natación, por ejemplo).

 

« VOLVER AL LISTADO

Superintendencia de Servicios de Salud. Órgano de control | 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gov.ar | N° de Inscripción RNEMP: 1679

Suscripción al Newsletter

Completá el formulario con tus datos para recibir información de Prevención Salud.

code