Conozca al Grupo Sancor Seguros . Trabaje con nosotros . RSE

06 · ene · 2013

Lactancia materna

La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

Lactancia materna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el calostro (la leche amarillenta y espesa que se produce al final del embarazo) como el alimento perfecto para el recién nacido, y su administración debe comenzar en la primera hora de vida. Se recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros 6 meses de vida. Después, debe complementarse con otros alimentos hasta los dos años.

La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños.

Si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y continuando con esta práctica hasta los dos años, anualmente se salvarían unas 220.000 vidas infantiles.

A nivel mundial, menos del 40 % de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva. Un asesoramiento y apoyo adecuados en materia de lactancia materna es esencial para que las madres y las familias inicien y mantengan prácticas óptimas de amamantamiento.

La OMS promueve activamente la lactancia natural como la mejor forma de nutrición para los lactantes y niños pequeños.

La OMS recomienda:

* la lactancia debe comenzar en la primera hora de vida;
* el amamantamiento debe hacerse "a demanda", siempre que el niño lo pida, de día y de noche;
* deben evitarse los biberones y chupetes.

 

Beneficios para la salud del lactante

La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia, como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo.

Beneficios para la madre

La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98 % de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.

Beneficios a largo plazo para los niños

Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

¿Por qué no la leche artificial?

Las preparaciones para lactantes no ofrecen los beneficios de la leche materna sobre la salud del niño.

El apoyo a la madre es esencial

Amamantar es algo que se aprende, y muchas mujeres tienen problemas al principio. Lo ideal es que el niño comience la lactancia lo antes posible después del nacimiento. El dolor en los pezones y el temor a no tener leche suficiente para mantener al bebé son problemas corrientes que deben ser despejados por su médico.

Lactancia materna y trabajo

Muchas madres que reanudan su actividad laboral abandonan la lactancia materna parcial o totalmente porque no tienen tiempo suficiente o no disponen de instalaciones adecuadas para dar el pecho o extraerse y recoger la leche. Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él, un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo, mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

¡Es importante saber!

La lactancia natural genera un vínculo entre la mamá y su bebé. Es un proceso bidireccional con efectos físicos y emocionales en ambas partes, tanto en lo inmediato como a largo plazo.

La cultura popular concibe al amamantamiento como una práctica saludable para el bebé y un “acto de amor” de la madre.

Técnica de lactancia

- Alimentación del niño a libre demanda.

- La mamada siguiente debe comenzar en el otro pecho, de tal manera que siempre el bebé tome de la mama más cargada de leche.

- En ciertas mujeres, la leche tarda unos cinco minutos en comenzar a salir. Para evitar que el niño llore, se torne irritable y rechace el pecho materno, se aconseja la preparación manual del pecho antes de iniciar la succión, como si se lo exprimiera hasta que salga leche.

Algunas preguntas frecuentes de los padres sobre la alimentación de sus hijos

- ¿Debe suspenderse la lactancia si la madre está con mastitis (inflamación de las mamas)?

No, en general la mastitis se resuelve en la mayoría de los casos con medidas como masajes suaves, calor local o agua tibia durante el baño, siempre acompañado con el control del médico.

 -  ¿Como sé que mi hijo se está alimentando bien? ¿O cómo sé que mi pecho le alcanza?

Si en el control con el pediatra el niño presenta un buen progreso de peso y talla, nos debemos quedar tranquilos.

 -  ¿Cómo sé que mi leche es buena?

No existen distintas calidades de leche humana, todas son igualmente recomendables.

 -  ¿Debo despertar al bebé para que coma durante la noche?

Esto se encuentra indicado únicamente durante el primer mes de vida y si el niño no se despierta solo.

 -  Si tomo bebidas gaseosas, ¿el bebé tendrá cólicos?

No, no está demostrado que el consumo de bebidas carbonatadas provoque meteorismo o cólicos en los lactantes. Lo que sí se puede observar es que algunos alimentos (por ej.: el ajo, coliflor, cebolla) pueden cambiar el sabor de la leche y, a veces, producir rechazo.

« VOLVER AL LISTADO

Superintendencia de Servicios de Salud. Órgano de control | 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gov.ar | N° de Inscripción RNEMP: 1679

Suscripción al Newsletter

Completá el formulario con tus datos para recibir información de Prevención Salud.

code