Conozca al Grupo Sancor Seguros . Trabaje con nosotros . RSE

16 · oct · 2014

Nutrición de la madre

El estado nutricional materno tiene influencia limitada en su capacidad de producir leche y amamantar. Estudios demuestran que las mujeres pueden producir leche suficiente, aunque su nutrición sea subóptima.

Nutrición de la madre

La lactancia es la culminación del ciclo reproductivo, y para ello se prepara el organismo materno durante el embarazo. No sólo desarrollando las mamas, sino acumulando energía y nutrientes.

La historia nutricional de la mujer se inicia en su propia vida intrauterina. Una mujer que llega al embarazo luego de un periodo fetal, infantil y adolescente con déficit nutricional, puede dar a luz un niño con retardo de crecimiento intrauterino aunque tenga una alimentación adecuada durante la gestación.

El estado nutricional materno tiene influencia limitada en su capacidad de producir leche y amamantar. Numerosos estudios a nivel mundial han demostrado que las mujeres son capaces de producir leche en cantidad y calidad suficiente, aunque su nutrición sea subóptirna. Sin embargo, si no se garantiza una ingesta adecuada durante el embarazo y la lactancia se comprometen los propios depósitos y reservas de nutrientes de la madre.

En condiciones normales, la grasa comienza a acumularse desde el principio del embarazo para atender la necesidad de energía adicional en el posparto, principalmente en el proceso de lactancia. El costo energético de la LM se calcula en 500-700 kcal/ día; una parte de ellas se obtiene de la dieta, y 200 kcal/día surgen del tejido adiposo. Una mujer que haya acumulado 4 kg de grasa (36.000 kcal), si amamanta en forma exclusiva durante los primeros 6 meses, y recibe alimentación suficiente, consumirá en ese lapso la energía reservada, recuperando en forma natural y progresiva su peso previo al embarazo.

Se ha comprobado que la eficiencia metabólica materna aumenta durante la lactancia, permitiendo un mejor aprovechamiento de nutrientes. La tasa de conversión de energía de la dieta en energía láctea oscila en un 90-95%. Cuando la ingesta calórica es limitada, surgen mecanismos de "ahorro energético” como la disminución del metabolismo basal, de la termogénesis en el músculo estriado o de la actividad física.

El volumen de leche materna ingerida por los lactantes sanos varía ampliamente, con una media de 750-800 ml por día. En la lactancia establecida es la ingesta del niño la que regula la producción. En los casos de desnutrición extrema o deshidratación grave, el volumen puede verse afectado.

La ingesta de líquidos por parte de la madre que amamanta no ha mostrado una relación directa con el volumen de leche producido. Durante la lactancia actúan mecanismos antidiuréticos mediados por la oxitocina, que regulan el equilibrio osmótico de la leche mediante un-a cierta retención hídrica en la madre. Si ella no ingiere suficiente líquido, concentrará su orina y sentirá sed.

El valor calórico de la leche humana oscila alrededor de las 75 letal /100 rnl en mujeres sanas. La principal fuente de energía son los lípidos y la composición en ácidos grasos cielos triglicéridos (98% del total de grasas de la leche humana), puede variar según la dieta de la madre y la composición de su grasa corporal.

« VOLVER AL LISTADO

Superintendencia de Servicios de Salud. Órgano de control | 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gov.ar | N° de Inscripción RNEMP: 1679

Suscripción al Newsletter

Completá el formulario con tus datos para recibir información de Prevención Salud.

code