Conozca al Grupo Sancor Seguros . Trabaje con nosotros . RSE

14 · nov · 2014

14 de noviembre: Día Mundial de la Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica, progresiva, en la que los niveles de glucosa en sangre (glucemia) son más altos de lo normal. Puede tener complicaciones serias pero prevenibles. Te mostramos cómo saber si tenés riesgos de padecerla.

14 de noviembre: Día Mundial de la Diabetes

¿Qué es la diabetes?
Es una enfermedad crónica, progresiva, en la que los niveles de glucosa en sangre (glucemia) son más altos de lo normal.

La diabetes en la actualidad es una enfermedad muy frecuente (alrededor de 2.500.000 personas en nuestro país la padecen), favorecida principalmente por:

- El estilo de vida sedentario.
- Las características de la alimentación moderna.
- La obesidad.

Tipos de diabetes
En la llamada diabetes tipo 1, la persona necesita utilizar insulina desde su inicio y es menos frecuente (10%). Todos los que tienen esta forma de diabetes saben que están enfermos ya que, habitualmente, produce muchos síntomas desde el momento de su aparición.

El 90% de las personas diabéticas presentan un tipo de diabetes que no necesita habitualmente insulina para su tratamiento, al menos al comienzo. Es la que denominamos diabetes tipo 2. Como es una enfermedad que da pocos síntomas al inicio, casi la mitad de estas personas no saben que están enfermas. Este tipo de diabetes puede prevenirse o al menos retrasar su aparición.

Hasta hace unos años, la diabetes tipo 2 era más común en las personas mayores de 45 años. Hoy en día, cada vez más jóvenes, e incluso niños, tienen la enfermedad. Esto está ocurriendo porque muchos jóvenes y niños tienen sobrepeso u obesidad.

La diabetes puede llevar a problemas como:

- Enfermedades del corazón.
- Accidente cerebrovascular (ACV).
- Pérdida de la visión.
- Daño a los riñones.
- Alteraciones en los nervios.

La diabetes es entonces una enfermedad muy frecuente, que puede tener complicaciones serias pero prevenibles.

Queremos que aprendas sobre esta enfermedad, pero primero tenés que saber si tenés riesgos de padecerla. Para ello, marcá cada uno de los factores que sean verdaderos en tu caso:

a. Tengo más de 45 años de edad.
b. Tengo uno o más familiares directos (abuelos, padres, hermanos) que tienen diabetes.
c.  Tuve diabetes mientras estuve embarazada (lo que se llama diabetes gestacional) o tuve un bebé que pesó 4.500 g. o más al nacer.
d. Me dijeron que mi nivel de glucosa (azúcar en la sangre) es más alto que lo normal.
e. Mi presión arterial es de 140/90 mm Hg o más, o un profesional de la salud me dijo que tengo la presión arterial alta.
f. El médico me dijo que tengo sobrepeso u obesidad.
g. Mi nivel de colesterol (lípidos o grasas) no es normal. Mi colesterol HDL (conocido como colesterol "bueno") es de menos de 35 o mi nivel de triglicéridos es mayor de 250 mg/dl.
h. Soy relativamente inactivo. Hago ejercicio menos de 3 veces por semana.
i. La piel alrededor de mi cuello o de las axilas parece sucia, sin importar cuánto la limpio. La piel luce oscura, gruesa y aterciopelada (esto se llama acantosis nigricans).
j. Me han informado que tengo problemas con los vasos sanguíneos que afectan mi corazón, cerebro o piernas.

Si marcaste tres o más de estos puntos, corrés riesgo de padecer diabetes.

Te recomendamos que consultes con tu médico para realizarte un control de salud y le cuentes de estos problemas, pero además, te dejamos algunos consejos para que comiences a cambiar tu estilo de vida:

- Realizá actividad física: es el pilar fundamental para combatir el sobrepeso, bajar el nivel de glucemia y normalizar los lípidos en sangre.

- La actividad física más sencilla es la de caminar. Podés comenzar haciéndolo al menos 15 minutos cada día e ir incrementando cinco minutos cada semana, hasta llegar a caminar de 30 a 45 minutos diarios, o al menos cinco días a la semana.

- Es conveniente utilizar calzado cómodo para evitar lesiones y usar prendas adecuadas para cada estación.

Mejorá tu alimentación

- Ingerí muchas frutas y verduras crudas y cocidas, sin quitar la cáscara si es blanda, así como suficiente cantidad de legumbres, poca cantidad de alimentos de origen animal y poca grasa.

- Evitá el consumo excesivo de sal.

- Repartí los alimentos en cuatro comidas principales y dos colaciones.

- En todas tus comidas, consumí alimentos ricos en vitaminas y fibras, como son las frutas y las verduras.

- Evitá el alcohol y el tabaco.

¡NO ESPERES A QUE APAREZCAN SÍNTOMAS PARA EMPEZAR A CUIDARTE!

« VOLVER AL LISTADO

Superintendencia de Servicios de Salud. Órgano de control | 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gov.ar | N° de Inscripción RNEMP: 1679

Suscripción al Newsletter

Completá el formulario con tus datos para recibir información de Prevención Salud.

code