Conozca al Grupo Sancor Seguros . Trabaje con nosotros . RSE

06 · ene · 2013

Uso de Probióticos y Prebióticos en la enfermedad alérgica

(Sociedad Argentina de Alergia e Inmunología Clínica)

Uso de Probióticos y Prebióticos en la enfermedad alérgica

¿Qué son los probióticos?

 Los probióticos son microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, benefician la salud de las personas, de acuerdo a lo expresado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estas bacterias (entre las más utilizadas, se encuentran: lactobacillus, bifidobacterium, streptococcus y algunas especies saccharomyces) se incorporan a diversos productos lácteos presentes en el mercado, como los denominados “bio-yogurts”, leches fermentadas, quesos, leche BIO, entre otros. Estos alimentos son comercializados bajo el eslogan: “Mejoran el balance de la flora intestinal”.

En otros países, también se los encuentra en preparados (tabletas y polvos) que incluyen un solo microorganismo o una mezcla de ellos.

Los probióticos requieren, para su crecimiento, sustancias llamadas prebióticos, como los fructooligosacáridos y la inulina, que se encuentran en el trigo, ajo, durazno, cebolla, remolacha y alcaucil, entre otros. Aquí es importante resaltar que la leche materna contiene prebióticos, probióticos, defensas y cientos de sustancias beneficiosas para el bebé que ninguna otra leche posee.

 

Algunos efectos protectores contra la enfermedad alérgica

La administración de probióticos a madres de niños con antecedentes familiares de alergia, antes del parto y mientras alimentaban con pecho a sus hijos durante los primeros 6 meses de vida, disminuyó la aparición de alergia en la piel (eczema).

Algunos estudios también mostraron que los probióticos pueden ser útiles en recién nacidos alérgicos a la leche de vaca. Además, mejorarían los síntomas de niños asmáticos con rinitis alérgica.

 

¿Cuáles son las características esenciales que los hacen utilizables?

Es muy difícil cambiar o modificar la flora bacteriana en forma permanente, pero podría lograrse temporalmente por medio de la ingesta de probióticos (persisten en el intestino hasta siete días). Sin embargo, cuando la administración se suspende, los niveles disminuyen considerablemente.

Su efectividad en la enfermedad alérgica está determinada por: 1) la edad en que se administre (más beneficiosos en niños que en adultos), 2) tiempo de consumo (no más de 21 días), 3) la cantidad y calidad de las especies usadas (deben soportar el proceso de industrialización que sufre el alimento y permanecer vivas hasta su ingesta), 4) ser viables (no morir cuando enfrentan los jugos digestivos).

La recomendación del uso de estos gérmenes debe ser hecha únicamente por el médico con el fin de asegurar un uso correcto de los mismos y alcanzar el beneficio esperado.

« VOLVER AL LISTADO

Superintendencia de Servicios de Salud. Órgano de control | 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gov.ar | N° de Inscripción RNEMP: 1679

Suscripción al Newsletter

Completá el formulario con tus datos para recibir información de Prevención Salud.

code