Conozca al Grupo Sancor Seguros . Trabaje con nosotros . RSE

16 · nov · 2015

Semana de la prevención del cáncer de piel

Organizada por la Sociedad Argentina de Dermatología, desde hoy y hasta el viernes 20 se realiza la campaña nacional de prevención sobre esta enfermedad. Leé el siguiente artículo y conocé la importancia que tiene cuidar la salud de tu piel.

Semana de la prevención del cáncer de piel

El cáncer de piel es una enfermedad producida por el desarrollo de células cancerosas en cualquiera de las capas de la piel, nuestro órgano más grande.

A pesar de que no podemos prescindir totalmente del sol por sus beneficios en la síntesis de la vitamina D, principal fijador del calcio en los huesos, el sol está cada vez más peligroso, produciendo muchos efectos dañinos, entre los cuales se encuentran las quemaduras, la fotodermatosis, los herpes, el acné y a largo plazo, el fotoenvejecimiento y el cáncer de piel.

Usar protección solar a la hora de exponerse al sol es necesario, pero además, hay otros factores que determinan una posible lesión y hasta incluso, un cáncer de piel.

¿Cómo detectar a tiempo un cáncer de piel?

El 90% de los casos de cáncer de piel son curables si se detectan a tiempo y por eso es importante la prevención.

Se pueden distinguir tres tipos de lesiones:

• Queratosis: son lesiones premalignas muy comunes. Son áreas descamadas, ásperas al tacto que aparecen luego de una exposición solar prolongada y repetida donde la piel ha perdido su habilidad natural de protegerse de los rayos y que, a largo plazo, pueden transformarse en cáncer.

• Carcinoma: representan el 90% de los cánceres de piel y son mayormente causados por la exposición frecuente al sol durante la infancia. Se localizan generalmente en el rostro y si no son tratados pueden generar cicatrices severas. En estos casos es fundamental la detección temprana porque al ser de crecimiento lento facilitan el tratamiento.

• Melanoma: es el tipo de cáncer de piel más peligroso porque puede poner en riesgo la vida. Aparecen como resultado de exposiciones cortas e intensas a los rayos solares -las mismas que producen quemaduras solares- y se presentan como manchas marrones o negras sobre la piel sana. En el 35% de los casos se relacionan con lunares preexistentes.

Más lunares tenga una persona, mayor será el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Te proponemos que te realices un autoexamen con el método ABCDE:

Este método es muy sencillo porque cada letra corresponde a un aspecto de los lunares al que hay que prestarle atención:

A de asimetría: Un lunar que no es redondo u oval, que tiene los contornos y el color no distribuidos en su centro.

B de borde: Lunares con bordes irregulares.

C de color: Un lunar que tiene diversos colores o que ha cambiado de color con el tiempo.

D de diámetro: Una mancha de diámetro mayor de 6 mm (el tamaño de una goma de borrar).

E de evolución: Un lunar que cambia rápidamente de tamaño, forma, grosor o color debe ser chequeado por un dermatólogo.

Esta evaluación debe realizarse en rostro, cuero cabelludo, en las manos – sobre todo en las palmas-, debajo de las uñas, frente y dorso de los antebrazos, cuello y pecho (es importante que las mujeres examinen debajo del busto).

Además, con la ayuda de un espejo o de otra persona es importante chequear la espalda, los hombros, las piernas, los tobillos, el espacio entre los dedos y las plantas de los pies.

Si detectás alguno de estos signos en tus lunares, no dudes en consultar con tu Dermatólogo de confianza.

« VOLVER AL LISTADO

Superintendencia de Servicios de Salud. Órgano de control | 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gov.ar | N° de Inscripción RNEMP: 1679

Suscripción al Newsletter

Completá el formulario con tus datos para recibir información de Prevención Salud.

code